BLOG

Viveros que cultivan paz

Fecha de publicación: 09-Jul-2020

Categorías:

Los sueños de un agricultor en Colombia son los mismos sueños que cualquiera de nosotros podría tener.

Queremos usar nuestras habilidades para proveer para nuestras familias, dar a nuestros hijos acceso a la educación, y garantizar que cada miembro de la familia tenga los alimentos y medicamentos necesarios.

Para Nelson Salas, un agricultor en Colombia, sus sueños incluyen plantar, cosechar y llevar su producto al mercado. Ese ingreso constante asegura más que solo tener suficiente comida en la mesa. Con un ingreso constante, puede ver a sus hijos graduarse de la escuela y ganar lo suficiente de la granja para quedarse, en lugar de abandonar su pueblo rural como lo han hecho otros, en busca de oportunidades en la ciudad.

Sin embargo, los agricultores de todo el mundo tienen dificultades para ganarse la vida. Un héroe humilde interviene para ayudar: el cacao.

¿Por qué cacao?

Para muchos agricultores colombianos, una opción ideal es la producción de cacao. El clima en gran parte de Colombia es perfecto para cultivar cacao. Y aunque producir cacao de alta calidad no es fácil, las habilidades se pueden aprender.

El hecho de que cultivar cacao sea ideal para Colombia no debería sorprendernos: el cacao se descubrió en la cuenca del Amazonas y la producción de cacao tiene una larga historia en Colombia. Sin embargo, en 2019 la producción de cacao en Colombia fue de sólo 60.000 toneladas. Eso es alrededor del 1 por ciento de la producción mundial de cacao, por lo que se puede ver que Colombia tiene lugar para crecer.

Desafíos para la producción sostenible de cacao 

Los productores de cacao enfrentan una larga lista de desafíos en su lucha por ganarse la vida. En Colombia, donde los productores de cacao generalmente tienen pequeñas granjas, un desafío son los cacaotales envejecidos. Los productores de cacao necesitan reemplazar las plantas más viejas con plantas más nuevas y productivas.

Mejores plantas y mejor producción benefician a los agricultores locales. Sin embargo, los agricultores con recursos limitados a menudo no tienen pueden reemplazar las plantas envejecidas. Otros agricultores quieren comenzar a producir cacao, pero la inversión inicial está fuera de su alcance.

Viveros de Cacao para la Paz 

La Compañía Nacional de Chocolates ha estado trabajando con los productores de cacao colombianos desde 1920, y esa larga historia brinda una valiosa información sobre los desafíos que enfrentan estos productores.

Eso llevó a la Compañía Nacional de Chocolates a apoyar a los productores de cacao y el futuro de la producción de cacao en Colombia a través de un programa lanzado en 2018. Viveros de Cacao para la Paz está diseñado para brindar a los productores de cacao las herramientas que necesitan para tener éxito en la producción de cacao.

Cómo un vivero contribuye a la sostenibilidad

Para satisfacer la urgente necesidad de nuevas plantas, el programa proporciona plantas de cacao fino de aroma a agricultores en siete regiones de Colombia. Los viveros, con sede en los departamentos de Cesar y Meta de Colombia, benefician a familias indígenas, afrocolombianas, y desplazadas.

Los agricultores ahora tienen acceso a plantas de cacao de alto rendimiento que mejorarán tanto la productividad en sus granjas como la calidad del producto final.

El vivero en Cesar, con un área de 20.000 m2, tiene la capacidad de producir 1,2 millones de plantas de cacao cada año. Trabajando con cooperativas, el vivero ha distribuido 623.531 plantas en el área del Caribe.

Para beneficiar a la región de Los Llanos orientales, el vivero en Meta tiene 18.000 m2 y la capacidad de producir 660.000 plantas anualmente. Han distribuido 202.894 plantas a 617 familias.

Nelson Salas, mencionado anteriormente, es parte del programa en Cesar. En 2019 recibió más de 4.000 plantas. Sin embargo, no es suficiente sólo tener las plantas. Los agricultores también tienen que entender cómo manejar los desafíos que enfrentarán como productores de cacao. Ahí es donde entra un programa de entrenamiento efectivo.

Entrenamiento que fomenta el éxito 

Nelson recibió más que plantas. También recibió capacitación para desarrollar sus habilidades y apoyar sus esfuerzos. Todos los participantes en los Viveros de Cacao para la Paz reciben el manual del Proyecto productivos inclusivos que brinda orientación financiera, económica y técnica. En 2019, se realizaron 32 sesiones de capacitación sobre el manejo de cultivos, injertos, manejo integrado de plagas y enfermedades, poda y manejo fitosanitario.

Sin el apoyo que los programas como Viveros de Cacao para la Paz brindan a los pequeños agricultores, muchas familias en áreas rurales continuarían en la pobreza que se ha tragado las áreas rurales durante décadas.

Como dice Nelson: “El programa Viveros de Cacao para la Paz nos ha ayudado a alcanzar nuestros proyectos de vida, especialmente porque la empresa [Compañía Nacional de Chocolates] está comprometida a comprar todo el cacao que producimos a un precio justo”.

Un paso más cerca de la prosperidad, una planta de cacao a la vez.


Notas a pie de página

1 https://oxfordbusinessgroup.com/analysis/cacao-production-and-exports-rise
2 https://www.worldcocoafoundation.org/blog/investing-in-small-farm-renovation-the-business-case/
3 https://www.chocolates.com.co/actualidad/vivero-de-cacao-para-la-paz/
4 https://www.chocolates.com.co/proyectos-productivos-inclusivos/
Compartir :

Grupo Nutresa, la compañía de alimentos más sostenible según Dow Jones Sustainability Indices

¿No encontraste lo que necesitas?

Nosotros lo podemos desarrollar